Agot, Por Adriana Gómez